Caos german style .-

Gonzo-2011

Esta imagen la vi hace unos días en el departamento de informática de la empresa. Ya se sabe que los tecnólogos, quizá por ser casi siempre jóvenes, tienen un alma un tanto pirata y, acostumbrados a fallar en la planificación con frecuencia, se toman con cierto relax lo de que “si está bien planificado, no puede fallar”.

Además, y esto para romper algún que otro tópico, hacen gala de su buen humor riéndose de ellos mismos pues, puede que sean informáticos, pero también son alemanes.

Es cierto, un leve cambio puede suponer un pequeño caos. Un plan, de acuerdo a la mentalidad germana, no puede quedar con cabos sueltos, ni sin planes de contingencia (nosotros nos conformamos con tener un plan B, ellos terminan con el abecedario). Pero no lo hacen por una psicosis paranóica del orden cartesiano absoluto. Sencillamente les molesta perder el tiempo; y no obtener los resultados deseados puede considerarse una pérdida de tiempo.

Además, la seguridad es para ellos esencial. Podemos darnos cuenta de ello por el sinfín de seguros que contratan, algunos de ellos tan poco frecuentes en España como el de responsabilidad civil (bien por nuestra cultura o por estar incluidos en otros seguros como el de hogar, de vehículos, accidentes, etc.) o el de desempleo; estos seguros son los más importantes para un alemán. Podemos apreciarlo incluso en la forma que tienen de conducir. Hablar de coches y Alemania suele implicar velocidad sin límites. Bueno, no siempre es así. Y menos aún podemos asociarlo con conducción irresponsable.

Cuando existe un límite de velocidad lo respetan de manera mayoritaria. Y no hace falta que vean un coche de la policía para soltar el acelerador. Sencillamente son respetuosos con las normas de las que se han dotado. Las normas y leyes se deben acatar y respetar (ambas cosas) pues se han establecido para garantizar la convivencia y por ello deben ser cumplidas por todos. Y para quien no lo haga está la ley, ley que, en caso de disparidad de criterios, la interpretará un juez  y no cada uno de nosotros en función de sus intereses. Y también por eso son tan vehementes cuando se trata de llamar la atención a quien se salta las normas o la ley; saben que tienen razón y las normas deben cumplirse. Podrán cambiarse, pero sean las que sean están para ser cumplidas.

El concepto de sociedad para los alemanes, quizá para los centroeuropeos, es el de un marco de convivencia en el que cada uno tiene sus obligaciones y derechos y que hace que los individuos se desarrollen más de lo que lo harían de manera individual. Por eso las normas y leyes son tan importantes para ellos. Porque sin ellas su sociedad no sería la deseada sino el fruto del criterio del comportamiento cambiante de todos sus habitantes.

Quizá esto ultimo les suene…

Cambios, cambios, cambios…

Gonzo-2011Como decía en el post anterior, de vez en cuando es conveniente echar la vista atrás para saber si vamos avanzando o no, si lo hacemos a palmos o a pasos y si vamos en la dirección deseada, que no tiene porqué ser la correcta.

Y así, a muy primera vista veo que hace ya casi dos años que comencé a trabajar en Alemania.  Y un año que me mudé con mi familia. Cambio de cultura, de métodos, de compañeros de trabajo, de idioma, de conceptos, de paisajes, de clima, de…. De todo.

Pero cambio puede significar reemplazo o pérdida. Sí, hemos reemplazado mucho con mucho. Pero también hemos dejado un poco atrás el mayor bagaje que puedes ir atesorando en tu vida: familia y amigos principalmente. Esta parte se hace dura, pero es un precio que creo que merece la pena pagar.

Habitualmente consideramos que aprender un idioma es suficiente para desenvolverse en otra sociedad. Yo diría que es como tener el pase para un club, el cual te permite la entrada. Pero lo que hagas y digas dentro de él ya no depende del idioma. Y cómo te lo pases en la fiesta tampoco.

Por eso es imprescindible conocer de verdad la cultura. Me enseñaron el idioma de este país desde que tenía cuatro años. Y sin embargo, cada día descubro diferencias esenciales entre mi cultura de nacimiento y la de adopción. Conocer el idioma me ha permitido moverme por este país con soltura, bien en viajes de negocios o de placer (sigo sin ver la relación entre viajar y placer: viajar me produce desasosiego, aunque siga pensando que merece mucho la pena. Me produce placer atesorar vivencias y ver lugares nuevos, pero viajar, en absoluto). Pero reconozco que apenas había comenzado a conocer este país y que, menos aún podía jactarme de comprenderlos. Es decir, el conocimiento del idioma no había sido suficiente para entender ni comprender este país.

Aquí vienen los tópicos de siempre, los buenos y los malos. Pero no es tan sencillo, al fin y al cabo, tampoco los españoles vamos vestidos de toreros por la calle, ni somos réplicas del Quijote, buscando gigantes que batir para bien de nuestra amada.

Como decía, creo que merece la pena pagar el precio y que de esta forma mi hija tenga la oportunidad de conocer de verdad este país y cultura. Un sacrificio que espero que sepa apreciar en unos años.

Decíamos ayer… II

Una Gonzo-2011de las ventajas de Internet, aunque también es un inconveniente (la humanidad siempre tan paradójica), es que comienzas buscando una cosa en concreto y de repente te asaltan  contenidos incluso más interesantes. Y esa navegación periférica (así la llaman) te lleva a temas o incluso formatos que nada tiene que ver con el origen de tu búsqueda. En resumen, ves y te interesas por muchas cosas que no tenías previsto, con lo cual aprendes en horizontal, pero descuidas el aspecto vertical, de profundidad en un tema.

Bueno, eso es lo que me ha pasado (me encanta pecar): buscando un par de documentales en internet ha aparecido una información sobre wordpress, la herramienta que utilicé para el blog del Capitán Gonzo, abandonado hace ya bastantes años. Y eso me ha hecho pensar que quizá sea un buen momento para retomarlo. No tanto para escribir “para el mundo” como para ayudarme a ser consciente de cuánto ha ocurrido desde mi último post.

Ahora me asalta un pensamiento periférico (será influencia de las horas pasadas navegando por internet): ¿por qué ser tan modesto y pensar que 2 ó 3 lectores no pueden considerarse mundo? ¿Por qué no hacerme un auto-referéndum y decidir yo mismo el número de lectores que tengo e incluso el % que representa de la población mundial? ¿Acaso no tengo derecho a decidir? ¡¡¡Pues claro que sí!!! Bueno, una cosa es que internet me haya atrapado en su red y otra que mis neuronas me hayan abandonado, así que dejaremos esta búsqueda de la realidad paralela para quien quiera engañarse.

Dicen que cuando comienzas a mirar atrás con demasiada frecuencia has dejado de interesarte por el futuro. La verdad es que los proyectos van siendo menos pues se supone que uno ya ha alcanzado una cierta estabilidad, lo cual da seguridad pero a costa de la monotonía. Y, sobre todo, la gran diferencia es que los proyectos que han de venir ya no dependen de ti, sino de terceros, básicamente de tus hijos. Pero bueno, dejaremos la nostalgia para otro día.

Escribir ayuda a reflexionar, sobre todo cuando lo haces sobre experiencias y no valiéndote únicamente de tu imaginación. A mí me ayuda. Es entonces cuando puedo valorar lo vivido. Por eso voy a retomar este blog. Veremos si este tiempo me ha cambiado tanto como para que los contenidos o el estilo sean muy diferentes.
En todo caso, allá vamos.

Apalancamiento intelectual .-

Dícese de la acción y efecto de utilizar recursos intelectuales ajenos en beneficio propio y con la intención de generar riquezas futuras fruto del rendimiento de los mismos.

Esto que parece tan sofisticado no lo es tanto, en absoluto. ¿O es que Ustedes no han copiado nunca? Así de triste, sí. Y más aún cuando vemos que en el mundo actual, al menos el cotidiano poco hay de creatividad y originalidad y mucho de vulgar copieteo.

Y para darnos cuenta de la realidad del problema, seguro que así de sopetón, son capaces de recordar frases repetidas hasta la saciedad en determinados y concretos ambientes.

Cuidado pues con ello que ya hemos visto los efectos del otro apalancamiento, el financiero. Así que, ahora que estamos a principios de año y en época de buenos propósitos tratemos de darle más a la croqueta y menos a la fotocopiadora mental. Salud y observen, observen.

¡¡¡ Igualdad YA !!! .-

Acabo de leer una noticia en la que una indocumentada más, y como todos ellos, de un fascismo de libro hace las siguientes declaraciones:

La presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, aseguró hoy que “el sector de los juguetes es uno de los más resistentes al cambio hacia la igualdad de sexos”, ya que la diferenciación “clara” que realiza entre niños y niñas “ni siquiera se corresponde con lo que vive la sociedad actual y con lo que es la realidad entre hombres y mujeres”.

Fascismo de libro porque es capaz, como siempre, de sintetizar lo que la sociedad piensa y quiere y por ello decidir en consonancia. La verdad es que yo siempre he creído que la sociedad es silenciosa y en todo caso no se trata de una sola voz. Siendo así, y no habiendo mediado una encuesta masiva me cuesta creer que sepa “leer a la gente” de forma tan clara.

A lo nuestro: fascismo de libro porque, dado que no es posible conocer lo que TODA la sociedad quiere, interpretan de acuerdo a su criterio e imponen por el bien común, eso sí, que ellos son más demócratas que nadie.

Me siento igual de legitimado que esta no-sé-qué-llamarla para decir que la sociedad no quiere que nos mareen con estupideces, que la sociedad quiere igualdad de derechos y no igualdad TOTALITARIA tal y como ellos la interpretan, que la sociedad quiere poder elegir y no que decidan por ella, que quieren seguir viendo a personas diferentes y a sexos diferentes (y que los hipersensibles de la igualdad y la discriminación positiva no interpreten también que estoy negando la igualdad de derechos), que las diferencias físicas, fisiológicas y demás tienen efecto en cómo pensamos, hablamos y sentimos y que no necesitamos que lo intenten uniformizar y que queremos, en definitiva que nos dejen en paz de una puta vez.

En un post anterior ya hablé del wishful thinking, dolencia crónica de toda esta progresía que está más a lo no que a lo sí. Pídanles que construyan y serán incapaces; ahora, pídanles que se opongan y verán cómo se remangan.

Lo dicho, a mí tanta premonición, lectura de mentes y fanatismo me acojona. Sinceramente. Creo que este accidente mental se llama mesianismo, sin más.

Y dado que estamos en igualdad me voy a permitir el lujo de aconsejar cambios para que la igualdad sea real:

  • Que por cada niña que nazca, nazca también un niño en pro de una sociedad igualitaria y equilibrada.
  • Que todas las partes del cuerpo de la mujer sean femeninas mientras que las de los hombres sean masculinas. Así se acabó el que los hombres tengamos manos y las mujeres cutis.
  • Que todos los trabajos, TODOS sean desempeñados a partes iguales entre hombres y mujeres. Está bien eso de intentar comenzar por el gobierno y los consejos de administración pero nos sentiremos todos mejor si se incluye también cualquier trabajo, sea cual sea.
  • Que se den tantos nacimientos en hombres como en mujeres (no de, sino en, es decir que los hombres demos a luz por ley).
  • Que en caso de separación a los hombres se les de la oportunidad de decidir si quiere renunciar al trabajo para quedarse con la custodia de los hijos dado que normalmente, al tener una mayor retribución están condenados a no poder elegir.
  • Que las niñas, en un claro acto de desprecio hacia la igualdad, no quieran ni puedan jugar con muñecas, cocinitas o similares.
  • Que los investigadores se centren en que los hombres tengamos masa capilar suficiente para poder ir a la peluquería exactamente el mismo tiempo que las mujeres (esta idea me pone, por lo de la masa). Y si no es posible que extiendan la alopecia igualitaria a las mujeres.
  • Que por cada anuncio de compresas o tampones emitan uno de igual duración de maquinillas, cremas y geles de afeitar.

Ya ven que a estupideces, cuando me pongo no tengo rival.

Bueno, les dejo aquí el enlace de la noticia por si es de Su interés:

http://www.europapress.es/epsocial/ong-y-asociaciones/noticia-sector-juguetes-mas-resistentes-cambio-igualdad-genero-feministas-20100104133045.html

¡¡¡ Oh, peligroso internet !!! .-

Siento una sana curiosidad por todo lo que tiene que ve con la tecnología, informática e internet. Como ven, nada original pues, al menos en ese aspecto, soy una réplica del estereotipo de varón, clase media y sobre los 45.

Cuando llega a mí alguna noticia o comentario sobre nuevas tendencias, formatos, etc. corro a ver en qué consiste. La verdad es que, en la mayoría de los casos suelo batirme en retirada a la mínima. Así me ha ocurrido con Twitter, Messenger, Spotify, LinkedIn y demás. Con el único espécimen con el que todavía me hablo digitalmente es con el tal Facebook, y más por ver fotos de la familia que por cualquier otro interés personal o profesional.

Sí recibo emails, cientos de ellos a la semana, desgraciadamente sin exagerar, la mayoría de ellos profesionales. Pero aún así, siempre me queda tiempo, y me quedan ganas para echar un vistacillo por la web. Y es ahí a donde quería llegar, al inmenso océano que ello supone. ¿Y qué ocurre con los océanos? Pues que cuenta con maravillas y pesadillas. No para un marino o nadador experto, o al menos avezado, pero sí para quienes aún no se defienden con soltura en ninguna de las dos artes.

Tal es el caso, abandonando ya la analogía con el agua, de los menores. Sorprende ver cómo lo más remoto, y sobre todo, lo más recóndito está al alcance de la mano, todo.

En uno de los posts de este blog, el tendero de la Argesquina, relato mi experiencia para acceder a unas zapatillas no distribuidas en España . resultó de lo más sencillo: una url, un formulario, un toquecito de paypal y voilá, a los 10 días llegaron a mi casa resplandecientes, y mucho más baratas que el precio que esperaba pagar.

No sé ni el nombre de la empresa que me las vendió, ni su nacionalidad, ni sus intenciones, ni un montón de cosas. El riesgo era mínimo en lo económico e insignificante en lo moral. Sin embargo, cuando se trata de mi hija mi exigencia moral se eleva a la enésima potencia. Y es que no quiero que pueda abrir la puerta de un internet con tabiques transparentes, donde todos ven y todos te ven, donde eres tú quien define el espacio en el que  pretendes quedar a cubierto y que sin embargo cualquiera puede atravesar, sin llamar, sin avisar, incluso sin que lo sepas.

No sé a Ustedes pero a mí el asunto me acojona (perdón por lo de asunto). Y mucho. He buscado y leído sobre la seguridad para menores en internet, ahora que nos limitan todo, lo que nos gusta, lo que nos perjudica y lo que no (¿a quién le hace daño ir a 130 en autopista en un coche 100 veces más seguro que los que perdían tornillos al alcanzar los 120 legales de toda la vida?) y no he encontrado nada que me relaje mínimamente.

Si el acceso voluntario a internet me asusta, es decir, las búsquedas que ella pueda hacer, ni les cuento cómo se me ponen los cuatro pelos de la cabeza al pensar en los accesos no voluntarios ni solicitados, es decir, la aproximación o acoso por parte de desconocidos. Son dos asuntos bien diferentes igualmente preocupantes.

Y por todo ello he leído, como ya he dicho y me he enterado de que existe existe el control parental pero me surgen varias dudas e inquietudes:

  • ¿no limitará demasiado el acceso a la red?
  • ¿no lo limitará demasiado poco?
  • ¿debo configurarlo yo?
  • hoy no pero, ¿se lo saltará mi hija quien, seguro tendrá unos conocimientos informáticos mayores que los míos?
  • ¿cómo me entero de que ha accedido a saltarse la protección?
  • pongamos que lo configuro y hago funcionar, ¿qué hago si descubro algo que no quiero? Es decir, está bien que no pueda acceder a, por ejemplo, anorexia. Pero no puedo ignorar que, o bien se trataba de curiosidad adolescente, o puede ser una señal de que algo puede ocurrir y, ¿qué hago entonces? ¿Hablo con ella? ¿Sigo observando esperando que olvide o profundice? ¿Acudo al psicólogo? ¿?
  • ¿sirve sólo para urls o también para aplicaciones como Messenger, Twitter, etc.?
  • ¿cómo lo hago funcionar en la video-consola con wifi?
  • y el más largo etcétera de mi vida…

En fin, me gustaría que, si alguien está al tanto del asunto me ilumine, por mínima que sea la luz que dé. Mi sueño y mi tranquilidad lo agradecerán. Mientras, les propongo compartir conmigo su escala de insomnio con un par de encuestas.